Autor Tema: Para los nuevos: Entender al perro II  (Leído 15398 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado pablo22279

  • Ya es como de la Familia
  • ********
  • Mensajes: 3410
  • Todo un sentimiento
Para los nuevos: Entender al perro II
« en: 24 de Marzo de 2009, 02:52 »
Parte V

Mucha gente se pregunta cómo hacer con el perro cuando un nuevo integrante de la familia está por venir al mundo, como hacer la presentación?, que se puede o debe hacer y que no, para que las cosas salgan bien?.

Partamos de la suposición de que ese perro está bien educado, es un perro tranquilo, equilibrado, con sus dotes normales de guardia, etc.

Una vez que llega el nuevo integrante de la familia se produce un cambio en los movimientos rutinarios de la casa, nuevos horarios, nuevos ruidos también, nuevos olores, etc. Y el perro percibe este cambio, no le es ajeno, y por lógica todo esto también representa un cambio para el perro y despierta su curiosidad natural.

Lo ideal seria no dejar de darle la atención que venia recibiendo el perro hasta antes de la llegada del nuevo integrante. Lo que si podemos hacer es ir desorganizando los horarios de comida y paseo, y tratadno de bajar tambien la cantidad de atencion que le damos, sin dejar de lado la buena crianza obviamente. Esto para que el perro no sepa el horario de salida o de comida y luego no haya frustracion por la ausencia repentina.

En esta etapa si se quiere, y aunque el perro obedezca perfectamente, se puede reforzar la jerarquía con la comida, con las órdenes, etc. Para asegurarnos que el orden dentro del grupo no cambió.

Cuando llega el momento de presentar al nuevo integrante de la familia con el perro se puede hacer que este ultimo huela, un día antes por ejemplo, alguna prenda de vestir que haya usado el niño. Esto no es tan necesario porque los olores los llevamos nosotros a todos lados y el perro percibe esos olores nuevos en nosotros, pero vale como un refuerzo también.

Al momento de hacer que ambos personajes tengan un contacto más cercano nunca bajemos al niño a la altura del perro, nunca. Si se quiere nos quedamos sentados en una silla, con el niño en brazos, y siempre es el perro que tiene que venir a despejar su curiosidad, no llevamos nunca al niño para que el perro lo conozca, el niño está en casa y es el perro quien debe venir a ver de que se trata todo eso.

Con el niño siempre sujetado con ambos brazos permitimos que el perro se acerque a oler. En este momento evaluaremos la reacción del perro, si se pone nervioso, si llora, si insiste en hacer presión con el hocico, si le es indiferente y se va, etc.

No existe un patrón de conducta que sea correcto o incorrecto en estos casos, lo ideal es que el perro demuestre interés en el niño, que lo huela pero que se mantenga tranquilo, calmado, como todo perro seguro y/o equilibrado, nunca agresivo.

Si no estamos seguros o no nos sentimos capaces de hacer esta presentación entonces lo correcto es llamar a un adiestrador para que nos oriente.

Es importante recordar no dejar solo al niño con el perro, hasta que no estemos seguros de cómo reacciona el perro. Un bebe, con los gritos, llantos, movimientos etc., es interpretado de otra manera por el perro.

Existen historias de perras que prácticamente asumieron a ese bebe como parte de la manada, como seria lógico, pero se tomaron el trabajo de defenderlo contra cualquiera que se le acerque al niño, incluso ambos padres. Obviamente aquí podremos estar seguros que mientras la perra esté cerca, al niño nada se le podrá acercar, pero no es algo positivo, porque es una sobre protección y la perra actúa automáticamente y por instinto. Si tenemos un caso similar, lo común es que la perra no aparta la vista del niño, se mantiene siempre cerca de él, y si percibe algún peligro potencial se pondrá mas cerca del niño. Si tenemos una situación de estas en casa lo mejor, como siempre, es recurrir a un adiestrador experimentado.

Luego, a medida que ese niño crece, debemos enseñarle como tratar al perro.

En primer lugar dejarle en claro que ese perro no es un juguete, explicarle que al perro no le tiene que pegar ni tironearlo. Cuando sea capaz de entender le explicamos que el perro también tiene sus días de buen y mal humor, cuando está en sus días malos es preferible limitarse a darle unas caricias.

Dependiendo el tipo de comportamiento que tenga el perro debemos supervisar siempre cuando está con el niño. En la gran mayoría de los casos los perros y los niños se adaptan bien y se vuelven compañeros inseparables. Los perros saben medir su fuerza, cuidan de los niños y todo se desarrolla normalmente. Pero siempre queda ese pequeño porcentaje de perros que no fueron educados debidamente, así que es con estos perros con los que debemos tener cuidado y no olvidarnos que somos nosotros quienes lo educamos, así que a no echarle la culpa al perro, para todo hay una solución.

Si vemos que tenemos algún problema que no sabemos o no podemos solucionar, siempre es necesario recurrir a un adiestrador o un veterinario etólogo.
 
 
 
Parte VI

La convivencia con otros perros
 

Suele suceder que ya teniendo un perro en casa optamos por traer otro. Esto representa un cambio importante, sobre todo para el perro que vivía con nosotros.

Es mucho mas fácil introducir un perro que sea del sexo opuesto al que ya teníamos en casa, es decir, si teníamos una hembra es preferible traer un macho y viceversa. Esto porque existe menos rivalidad entre los sexos opuestos, y dependiendo la raza es muy poco probable que se lleven verdaderamente mal.

Si a pesar de todo se decide incorporar un macho y ya tenemos a un macho viviendo con nosotros entonces hay que tener en cuenta ciertas cosas.

Debemos saber que tipo de perro tenemos en casa, para saber medianamente como se dará la integración entre este y el nuevo integrante.

Hay que tener en cuenta también el grado de socialización que tiene nuestro antiguo perro. También entra en la evaluación la edad de nuestro perro, etc.

Es decir, evaluar a nuestro antiguo perro para ver como se comporta con otros machos, cuan dominante es, cuan tolerante es, etc.

Es aconsejable, si en casa tenemos un perro dominante, traer a casa un cachorro sumiso, esto lo podremos determinar con el test de Campbell, entre la 7ma y 10ma semana de vida del cachorro, ni antes ni después.

El perro que ya vivía con nosotros se considera parte del grupo y se siente integrado dentro de su territorio, por lógica, el traer a otro perro implica la aceptación de un nuevo integrante de la manada, una posible futura competencia por espacio, comida, atención, etc.

Aquí influye mucho el grado de socialización que haya tenido el perro y la raza de cada uno.

Existen razas que son mas dominantes que otras, hablando siempre entre machos, otras quizás sean mas territoriales, etc.

Debemos evaluar desde el primer momento como se desarrolla esta nueva convivencia, ver como reacciona nuestro antiguo perro, veremos incluso algún cambio en su conducta, sobre todo con respecto al nuevo integrante.

Suponiendo que el perro que ya vivía con nosotros sea adulto, y traemos un cachorro, no debemos despojar de la atención a nuestro primer perro, para no confundirlos luego entre ellos, es decir; El perro que vivía con nosotros era parte del grupo y entendía que dentro del orden que había en la casa él se encontraba en un determinado lugar, al llegar uno nuevo, el primer perro puede ser que trate de ubicar al cachorro por debajo de él.

Le puede marcar los limites, las pautas etc.

Algunos cachorros entienden rápido el mensaje, otros no.

El tema es que nosotros no debemos interferir en ese orden que se está estableciendo entre ambos perros.

Los perros saben perfectamente como dar lecciones a los cachorros. Si en casa teníamos un perro bien educado quédense tranquilos que no hará nada que ponga seriamente en peligro al nuevo integrante.

Al principio, y para apaciguar un poco el cambio que se produjo con la inserción del nuevo perro, debemos reforzar lo que es natural dentro del orden entre ellos, es decir.

Si llegamos a casa primero le damos la atención al perro mayor, luego al cachorro.

A la hora de comer primero come el mayor.

Si por X causa el perro mayor reprende al cachorro nosotros no nos metemos, ellos están estableciendo un orden natural del modo que saben hacerlo. El perro adulto sabrá poner en su lugar al cachorro cuando haga algo indebido, y el cachorro aprenderá que es lo que se puede o no hacer y los limites también.

Incluso en los casos en que la corrección sea por nuestra atención, por ejemplo: Le estamos dando unas caricias al perro mayor, y al acercarse el cachorro el perro mayor le gruñe. En ese momento no debemos retar al perro, lo que debemos hacer es llamar al cachorro para que en lo posible venga por el otro lado, y tenemos a los dos perros, uno a cada lado nuestro, pero la atención y la prioridad la tiene el mayor.

Luego de que el perro mayor entienda de que él sigue estando en su mismo lugar dentro del grupo, y que ese nuevo integrante no vino a desplazarlo ni a competir, por el momento, podemos reprimir ciertas conductas que tenga el perro adulto.

Con el caso anterior, pasado un tiempo, ante una reacción similar se le puede llamar la atención al perro adulto si es que vemos que la agresión está cerca, solo para evitar que lastime de alguna manera al cachorro.

Algunas personas, y aquí me incluyo, no toleran este tipo de conductas nunca, esto se logra cuando los perros saben perfectamente cual es su lugar dentro del grupo y tienen muy en claro quien es el que lleva las riendas, pero aun así esto no evita que un hecho similar ocurra en nuestra ausencia, recuerden que la jerarquía es directamente proporcional con la distancia, así que si nosotros no estamos en casa, la jerarquía entre ambos perros se convierte en dominante y sumiso al no estar el Alpha, entonces nuestro perro adulto tomará las riendas y en caso de ser necesario reprenderá al cachorro. Esto es inevitable.

Si el perro adulto se siente seguro en su lugar y no considera de momento una amenaza al nuevo integrante las cosas son mucho mas fáciles, es por esto que nosotros, mientras el otro perro aun es cachorro, debemos respetar el orden natural que se da entre ellos.

Mirando siempre a los lobos como ejemplo, los lobatos nunca están por delante de los adultos en nada, ni en atención, ni en alimentos, ni en territorio.

Esto mismo debemos hacer nosotros, o sea reforzar ese orden natural sin privar obviamente de las atenciones que requiera un cachorro.

Ya mas adelante, cuando ese cachorro sea adulto la naturaleza se encargará de determinar si tiene la capacidad para estar por encima de nuestro antiguo perro, o si se mantiene el orden inicial, cuando llegue ese momento tomaremos las medidas necesarias.

Si se trata de dos perros del mismo sexo es siempre recomendable hablar con un adiestrador para que eduque a los animales y las cosas sean menos complicadas en caso que en algún momento ambos perros lleguen a rivalizar.

Esto de la convivencia entre varios perros es algo muy relativo, existen criaderos, por ejemplo, donde todos los perros, machos y hembras, viven sueltos y conviven todo el tiempo. Se producen algunos roces por determinados motivos, pero en general la convivencia se suele desarrollar sin problemas graves.

En otros en cambio suelen haber problemas con determinados ejemplares, los cuales por varios motivos no pueden integrarse a un grupo.

También existen los comúnmente llamados machos Alpha, que son perros con altos dotes de dominancia y por consiguiente todo se desarrolla sin problemas hasta que aparece un potencial rival.

Existen machos de este tipo, que incluso, estando bien socializados desde pequeños no logran aceptar otro macho en el territorio, o quizás lo hacen pero siempre queda latente la agresión, es decir son un dolor de cabeza porque siempre hay que estar pendientes que no pelee con los demás machos. Los casos mas difíciles son cuando dos perros machos, ambos con altos dotes de dominancia se encuentran viviendo juntos, dependiendo la raza es mejor evitar juntarlos, ya que por naturaleza nunca van a dar el brazo a torcer.

En estos casos poco cambia el hecho que el perro haya sido bien educado y debidamente socializado y jerarquizado, es algo que le viene de fabrica a ese ejemplar y cambiar esto es algo verdaderamente complicado incluso para los profesionales en la materia, sobre todo por los riesgos que implica trabajar sobre esto.  Existe una especie de tratamiento para minimizar esos dotes de dominancia, pero siempre, en algún momento vuelven a pelear. Y como la prueba para ver si ese tratamiento fue o no efectivo, implica en juntar a ese perro con otro, los riesgos que se pueden correr siempre son altos por mas que durante la integración se le ponga bozal a ambos perros a juntar, la agresión se da de igual modo pero sin las heridas por las mordeduras, pero el resultado final es el mismo, es un perro hecho para vivir con la familia o con hembras, no con machos.

Es muy fácil caer en la equivocación al nombrar a un macho mal socializado con un macho Alpha, no es lo mismo. Por lo general un macho de estas características no respeta un patrón de acercamiento hacia otro perro de su mismo sexo, no pretende estudiar la situación. El cuello, la cabeza y la cola van siempre en alto ante la presencia de cualquier perro de su mismo sexo, nunca adoptan el papel de sumiso, ni siquiera luego de salir derrotado de una pelea, son perros también muy independientes e indiferentes durante el día y la cualidad que a mi parecer mas los distingue es que son perros muy seguros de si mismos ante casi cualquier situación, y por esto su comportamiento no es agresivo, sino tranquilo, es un perro que se siente fuerte, lo sabe y no se amedrenta con facilidad, pero siempre manteniendo esa estirpe de macho superior.

De todas maneras, bien educado no causa problemas de ningún tipo con las hembras y las personas.

Otro caso seria de que en casa tengamos una hembra y decidimos traer otra hembra.

Las jerarquías entre hembras es un mundo aparte, en estas casi siempre es la perra más anciana la líder. Digamos que no es tan común como en los machos que se de una pelea, pero el nivel de agresividad que se logra en un combate por lo general es altísimo. En algunas razas, llámese dogo argentino, pitbull, etc., las peleas se deben considerar a muerte, es decir, en este tipo de razas, sumando que son dos hembras, el enfrentamiento deja como resultado la muerte de una o ambas perras, o heridas muy graves en ambas.

Tenemos que ser igual de precavidos con el manejo de las prioridades, al igual que con los machos, primero come la más anciana, primero le damos atención, etc.

El problema con las hembras es que, una perra que haya adoptado el papel de sumisa luego de una pelea por disputa del liderazgo, esta no se quedará conforme con ese lugar. Por lo general en las razas anteriormente mencionadas, luego de una pelea por disputa de recursos, llámese alimento, juego, espacio, etc., las perras no pueden volver a convivir en paz sin que se produzca un encuentro cada tanto.

Por este motivo hay que ser mas precavidos con dos hembras en convivencia, en primer lugar porque la pelea puede ser fatal, y en segundo porque puede ser la primera y la ultima pelea, ya que lo mas probable es que luego tengamos que separarlas de por vida.

Esto no es algo exacto pero se da con muchísima normalidad en algunas razas en particular.

Cuando traemos una hembra cachorra a casa, puede ser que la hembra que ya vivía con nosotros la adopte como si fuera suya, puede que no. De todas maneras se comportará como un perro adulto frente a un cachorro, enseñando, retando, y dando las pautas.

Esto sin embargo no evita que en un futuro ambas perras se peleen. Así sean madre e hija, esto no evita que en un futuro pueda producirse un encuentro.
 
 

Parte VII

Líneas atrás decíamos que al traer un cachorro macho, este, al convertirse en adulto puede rivalizar con nuestro antiguo perro.

En los machos la jerarquía se basa en la aptitud. El líder no es el más grande o el más fuerte, como erróneamente se cree. El líder es el más apto. Apto en reproducción, en liderazgo, en carácter, en combate, etc.

Las peleas entre machos, a excepción de las razas potentes, son una suerte de demostración de grandeza y poderío, es decir que suenan como si se estuvieran matando, pero en realidad las heridas que puedan ocasionarse no son de consideración.

En las razas ‘’potentes’’ esto cambia, cualquier pelea puede ser fatal para uno de los ejemplares.

Nosotros debemos siempre tratar de seguir el flujo que impone la naturaleza, nunca ir en contra. Si entre los perros se establece un orden, de dominante y sumiso, nosotros debemos respetarlo, no debemos actuar por compasión o pena tratando de igualar las cosas, esto solo lograría la disputa por la posición jerárquica entre ambos perros.

En muchas ocasiones, ante una pelea por disputa entre machos es mejor dejarlos que terminen como empezaron, lo normal seria que la pelea no dure mas de un minuto o dos y ambos terminen por si solos  y se establezca el orden normal enseguida.

Si intervenimos en una pelea de estas que sea solo para salvaguardar la integridad de los ejemplares, en caso que la pelea se torne demasiado violenta y uno o ambos perros se vean seriamente comprometidos.

De lo contrario es más efectivo dejarlos pelear, luego se separan solos. Esto siempre y cuando la pelea sea por disputa del liderazgo.

En las razas potentes hacer esto no conviene porque las mordidas no son inhibidas, así que las consecuencias son mas graves y no vale la pena utilizar este método a costa de tener luego un par de perros en orden pero parcialmente mutilados.

Algunos sostienen que también hay que dejarlos que se peleen, refiriéndose a las razas potentes, a mi me parece un precio demasiado caro en pos del orden.

Luego,  una de las peleas más comunes que se pueden dar es por el alimento.

Aquí la cosa cambia como el día y la noche. No hay dominante ni sumiso que valga, es una pelea en la cual entra todo el instinto, toda la esencia del perro, la defensa del alimento, que para un animal es lo más preciado que tiene.

Muchas veces no pasan de un simple gruñido, o un golpe con los dientes, pero si se llega a dar la pelea se da con la potencia de ambos ejemplares al 100%, aquí el instinto del perro le dice que debe sobrevivir, pero no puede huir y abandonar el alimento, entonces el defensor usará una agresividad inusual, sea el agresor el dominante o no: ‘’con la comida no se juega’’.

En estos casos de ser posible podemos intervenir para detener la pelea, lógicamente luego el perro que tenía el alimento debe poseerlo, no debemos retarlo, si podríamos llamar la atención, como lideres del grupo, al perro que intentó quitarle el alimento al otro. Sin exagerar demasiado, una llamada de atención, acompañada luego de una orden para que cumpla el perro, y luego un premio también por cumplir esa orden, de manera que la armonía en el grupo se mantenga, el defensor sigue con su alimento, el agresor entiende que no está bien hacer eso, se le llama la atención, con la orden que le dimos se refuerza el liderazgo, pero la armonía sigue y ambos perros están bien.

En el ejemplo anterior si se tiene a vista a ambos perros, podemos ver en el momento en que el agresor empieza a girar alrededor del otro perro, buscando como sacarle el bocado. En estos casos, a mi me da como resultado la palabra ‘’no’’ en tono informativo, no como un reto, sino como una advertencia, ese ‘’no’’ significa ‘’no hagas lo que tenés planeado hacer’’.

Existen otros tipos de agresión que no vamos a tratar, algunas se manejan de la misma manera que las anteriores y otras son verdaderamente inusuales, solo por citar algunas, la agresividad re dirigida, sería cuando por ejemplo, dos perros se están peleando y al querer separarlos uno o ambos perros se vuelven contra nosotros. Seria algo así como un estado de confusión del perro. Otra es la agresión por territorio, otra es entre machos por una hembra en celo, y otra es por cuestiones patológicas, es decir un perro que está enfermo o le aqueja un mal y se torna agresivo hacia otros perros o personas.

Además de estas, existen los tipos de agresividad, por miedo, que puede morder atacando o defendiéndose, etc.
 
 

Parte VIII

El perro malo
 

Mucha gente suele decir: ‘’mi perro es malo, en mi casa nadie puede entrar si el perro está suelto, si se suelta muerde a alguien’’, o sino, ‘’mi perro con la familia es re bueno, pero con los extraños es malísimo a todos quiere morder y no para de ladrarles’’.

En esos casos la gente cree que tiene en casa un perro malo, corajudo y valiente que no le tiene miedo a nadie, bueno lamento decirles que esto no es cierto, tienen en casa a un perro mal educado, mal socializado, y principalmente, muy cobarde.

La maldad solo la expresa el ser humano. En el perro, esas conductas que nosotros relacionamos con nuestra forma de ver la maldad son producto de la mala educación, de la mala crianza, es como el perro aprendió a comportarse frente a los diferentes estímulos.

Vamos a hablar sobre los perros de guardia y defensa, y también sobre los perros de caza y de pelea para enfocar este tema, ‘’del perro malo’’, desde otro lugar, si se quiere un lugar mas practico, o mas abocado a la naturaleza del animal. Dando estos cuatro ejemplos podremos deducir a simple vista luego cuando veamos a un perro ‘’malo’’, si efectivamente lo es o no.

-El perro de guardia: O perro guardián es aquel que cuida y protege un determinado territorio. A mi me gusta dividir este grupo en dos categorías, el de guardia y el perro alarma.

El perro de guardia es aquel que debe estar en grado de actuar automáticamente o por una orden. Debe detectar el ingreso de un intruso al territorio que está protegiendo. Debe amedrentar al intruso, y si este no se retira entonces pasar a la fase de ataque. Si propina un ataque debe estar en grado también de aguantar el castigo físico propiciado por el intruso, dentro de los límites razonables obviamente.

Si no puede cumplir todas y absolutamente todas estas tareas no puede ser considerado un perro de guardia.

Entonces resumimos, debe advertir el intruso, intimidar y si es necesario atacar y aguantar el combate, esto lo debe hacer  a la orden o en forma autónoma.

Existen perros que sin ningún tipo de adiestramiento logran comportarse de esta manera.

Otro caso, y aquí entra la gran mayoría de perros a los cuales la gente les llama ‘’perro guardián’’, es el perro alarma. Es aquel que ladra y ladra y retrocede y ladra, gruñe, salta, y parece ser muy malo, muy agresivo, pero a la hora del acercamiento violento sale corriendo. Estos perros tienen un buen grado de alerta pero son miedosos.

Si un intruso entra al territorio y enseguida con los brazos agitándolos en alto tratara de embestir al perro, este seguramente saldría corriendo.

Un perro ladrador y que parezca malo no es un perro guardián, es decir, el hecho de que veamos a un perro ladrar detrás de una reja y se vea malísimo no lo convierte en perro guardián. Por mas que muerda a las visitas familiares. Eso lo hace por miedo y marcaje del territorio, es una agresión miedosa.

Un verdadero perro guardián por naturaleza, al entrar un intruso, se queda mirando fijamente, de frente al intruso, el cuello en alto, sacando pecho, ladrando o no, la mirada  no la aparta del intruso, no retrocede y espera. Para darnos una idea, uno puede sentir verdadero temor y respeto cuando se encuentra frente a un perro así, ya que no veremos un perro agresivo, veremos un perro con una tensa calma, que quizás empiece a acortar distancias, se lo ve muy decidido.

Cuando quieran ver si un perro es guardián o no, imagínense a un lobo macho adulto ingresando en el territorio de otro lobo, como reaccionaria el lobo invadido?. En primer lugar observa a la distancia al intruso, se le despierta la curiosidad, luego decide ir a investigar. A media distancia quizás por medio de la vista o el olfato percibe que se trate de un macho. Aquí la actitud cambia e intentará acercarse hasta determinada distancia para que el intruso vea que ese es su territorio. En ese momento lo mas lógico seria que el intruso vea a un lobo grande, firme y decidido a defender su espacio. Entonces el lobo invadido se infla, intenta aparentar ser más grande. Quizás también emita algún sonido grave como para indicar que el intruso no es bien recibido. Y luego, si el intruso no acata el aviso se pasa al ataque propiamente dicho.

Lo principal para un perro guardián es que sea un perro seguro de si mismo, esto evitará que ataque en vano, evitará que sea indomable, evitara que sea amedrentado con facilidad etc. O sea que si se quiere, con estos ejemplos se puede aplicar el refrán que dice: ‘’perro que ladra no muerde’’. No es que sea ciencia cierta en todos los casos pero lo podemos aplicar tranquilamente sin temor a equivocarnos seriamente.

-El perro de defensa: Es aquel que se encarga de la protección de un individuo, es un perro adiestrado para defender a su amo y atacar con o sin orden al agresor.

Aquí poco influye el grado de territorialidad que tenga el perro, básicamente debe ser un perro seguro, decidido, valiente etc. Se le enseña a atacar de una forma especifica. Al perro de defensa se le enseña a serlo, en vez al de guardia no, salvo algunas cosas mínimas, si el perro no es guardián por naturaleza no hay mucho para hacer.

Entonces decimos que el perro de defensa es aquel que actúa contra un agresor y soporta incluso el castigo por parte de este, muerde con o sin orden y debe siempre soltar la mordida a la orden del propietario. Esto a groso modo.

-El perro de caza: Me refiero a perros de presa, tipo dogos y molosos, usados para la caza mayor.

Son perros que van de medianos a grandes, algunos son pesados otros no, todo depende el tipo de presa a cazar, el terreno a batir y la distancia a recorrer.

Refiriéndome particularmente al dogo argentino voy a tratar de dar un enfoque bastante objetivo a pesar del fanatismo que tengo por esta raza.

Seguramente muchas personas no estarán de acuerdo, otros lo verán igual que yo.

Para mi el dogo es lo mas alejado que pudo crear el hombre con respecto al antepasado del perro, el lobo.

Es, para mi, la Ferrari de los perros, algunos me dirán que ese lugar le corresponde a otra raza pero, con 3 o 4 perros de cualquier raza no se puede detener un jabalí enfurecido de casi 200 Kg. Digamos que salvo algunas diferencias, el dogo argentino seria como un pitbull pero del doble de tamaño, manteniendo la proporción de fuerza y resistencia. No digo que sean iguales, existen diferencias, pero en cuanto a valentía, coraje, arrojo y fuerza son muy similares pero bueno, todos tenemos opiniones y puntos de vista diferentes.

Decía que es lo más lejano al lobo porque es un perro hecho para pelear hasta morir, y esta característica solo existe en algunas razas. Esta característica va en contra de las leyes de la naturaleza misma, que es la preservación de las especies, el instinto de supervivencia. Además fue creado para abatir presas que lo cuadriplican en peso, y a veces también debe combatir con presas que están por encima de su orden dentro del reino animal, como el puma por ejemplo.

Entonces decimos que es un perro que no debe rendirse nunca contra nada, no debe retroceder nunca, una vez que muerde no debe soltar nunca, debe ser valiente y agresivo con la presa, pero para que su función sea útil debe ser capaz de convivir con otros perros inclusive del mismo sexo.

Esto hace que además de ser un perro originalmente de combate con otros animales, es también un perro de trabajo, un perro de jauría. Entonces no puede ser ‘’malo’’ como decimos nosotros porque, como dijimos, el perro que vemos malo en realidad es miedoso y el miedo es el principal inhibidor, y para un combate no se puede sentir miedo porque obligaría al animal a huir.

Debe ser además un perro con el cual se pueda trabajar con la jerarquización y la socialización, que dicho sea de paso, con esta raza al igual que con algunas otras, ese trabajo es un poco mas complicado si se quiere.

Ahora bien, tomamos estas características: agilidad, resistencia, fuerza, valentía, coraje, determinación, y bravura, sumado a la cuota de defensa de su territorio también lo convierte en un excelente perro guardián, mas allá que solo la presencia en si de este perro sea intimidatoria para cualquiera que esté en su sano juicio.

Decíamos que es un perro de trabajo. En la época en que se utilizaba el dogo argentino para combatir las plagas de pumas y jabalíes, aun se sigue haciendo aunque en menor cantidad, la gente no tenía los conocimientos sobre educación canina, adiestramiento y/o etología. Eran otras épocas y esa gente solo cumplía una tarea más dentro de los que haceres del campo, salvaban su inversión. Sin los conocimientos adecuados en adiestramiento y educación canina lograban tener una jauría de perros que hoy llamamos malamente, ‘’asesinos’’, y trabajaban con ellos, con los problemas lógicos de cualquier convivencia, sobre todo cuando se tienen 6 o 10 o hasta 60 perros, pero sin problemas de agresividad verdaderamente serios. Y sobre todo lograban que esa jauría trabaje junta y diera resultados positivos, ya que no eran simples mascotas, eran herramientas de trabajo, y lamentablemente como toda herramienta, si sirve se usa y sino se desecha.

Entonces a estos perros podemos llamarlos ‘’malos’’ en cuanto a la caza se refiere, son verdaderamente unas fieras en una batalla, pero esto no tiene nada que ver con el comportamiento habitual del animal, es decir, que sea bueno para cazar no significa que sea agresivo con la gente. O sea, en primer lugar son perros y se comportan como tal, funcionan de la misma manera en cuanto a aprendizaje, socialización y educación, solo tienen un plus de carácter determinado, valentía y fortaleza, que hacen que al momento de caer en manos inapropiadas ocurran las tragedias que ya todos conocemos.

- Perros de pelea: En este caso, al igual que el dogo argentino en sus inicios, ponemos como ejemplo al más conocido hoy en día, el pitbull. Básicamente funciona de la misma manera que el dogo en la caza, pero la diferencia es que es un perro de combate contra otros perros. Es difícil pensar como un perro que esta hecho para pelear contra otros perros pueda también convivir con otros ejemplares sin pelear no?.

Bien, el tema radica en la herencia funcional. Un perro con determinada función, sea el pitbull como perro de pelea o el dogo como perro de caza, debe seguir manteniendo esta función para poder transmitirla de generación en generación.

Es decir, un pitbull que venga de padres, abuelos y bisabuelos utilizados en peleas es un pitbull de pelea verdadero por decirlo de algún modo, mantiene la carga de herencia funcional.

En vez, un pitbull que venga de padres no peleadores, abuelos no peleadores, y bisabuelos no peleadores, es simplemente un perro, con ciertas características físicas que lo ‘’harían’’ apto para la pelea, pero que dista mucho de sus parientes funcionales, por decirlo de algún modo, tiene físico de peleador pero le falta el entrenamiento y las aptitudes psíquicas para ser un peleador de verdad.

Otro ejemplo, que puede no gustar. Si usamos un pitbull el cual sea la 4ta o 5ta generación de perros no peleadores y lo lleváramos a pelear contra pitbulls verdaderamente de pelea, estaría en una desventaja terrible, quizás resista un determinado tiempo, pero no lograría ganar ni una sola pelea contra otro experimentado y que tenga ancestros con función.

Entonces al perder la herencia funcional, y trabajando en la socialización, podemos hacer que este perro conviva perfectamente con otros perros.

En los perros de trabajo lo mas difícil de mantener y transmitir es la bendita herencia funcional. Es difícil mantener o transmitir características físicas, pero en cuanto a función se refiere es un verdadero problema, sobre todo si esta se perdió, es muy difícil volver a recuperarla, transmitirla y mantenerla.

Además agregamos unos datos que no son menores, en EEUU un pitbull de pelea, lo que ellos llaman el pitgame, no baja de los cinco mil dólares los machos, ni hablar las hembras. Esto nos da una idea de cuantos pitbulls con directa herencia funcional podemos ver en la calle. Lo más probable es que nunca nos crucemos con uno.

Entonces los pitbulls que vemos en la calle muchas veces son cruces, y los pocos que hay puros es muy difícil que venga directamente de perros de peleas, por lo tanto es un perro más, con unas características impresionantes en cuanto a potencia, fuerza, resistencia y agilidad, pero con una devoción hacia la familia que impresiona, una inteligencia en promedio bastante alta, y con el carácter que es lógico para este tipo de razas, dominante y testarudo.

Esto para separar que un perro con estas características nada tiene que ver con un perro asesino, agresivo, o ‘’malo’’. Cuando vean un perro de estos, o escuchen una trágica noticia, piensen en cómo fue educado ese perro, no a que raza pertenece.
 
 
Parte IX

La elección de una raza

Llegó la hora y hemos tomado la decisión, personal o familiar, de traer un cachorro a casa, y la pregunta del millón es: por cual raza nos decidimos?.

Es recomendable en estos casos dejar los gustos de lado, al menos al principio, y detenerse a pensar algunas cosas muy importantes para la elección de un perro.

Debemos saber en primer lugar qué es lo que buscamos, qué función le vamos a dar a ese perro, compañía, guardia, defensa, caza etc.

Se parte de esa base, luego debemos investigar sobre las diferentes razas que mas se adecuan a nuestra necesidad.

Una vez individuadas debemos ver las ventajas y desventajas de esa raza con respecto a nuestros tiempos, espacio físico, etc.

Luego, al reducir aun mas el campo de búsqueda debemos investigar aun mas sobre esas 3 o 4 razas que nos quedan, leer todo lo que podamos, ver que dice la gente que ya tiene esos perros, etc.

Luego ir a un veterinario y además, si se puede, consultarlo con un adiestrador, para que nos orienten mejor.

De este modo podremos elegir una raza que nos satisfaga de verdad, que cumpla nuestras expectativas y además vamos a tener ya cierto conocimiento sobre esta así que vamos a poder ser mejores propietarios por ende vamos a tener un perro mas feliz y esto se traduce en un propietario mas feliz también.
 

Ahora bien, cualquier raza puede convertirse en nuestro mejor amigo y compañero, pero si optamos por tener como compañía un perro de caza, por ejemplo, debemos ser conscientes que ese perro tiene algunas otras necesidades. Puede adaptarse perfectamente a la vida de mascota del hogar, pero necesitaremos cubrir ciertas necesidades naturales para que ese perro viva realmente a gusto.

Tratando de ser más gráficos: Si nos gustan los galgos y vivimos en un departamento de 60 m2. Lo mínimo que podríamos hacer por ese perro además de sacarlo a pasear todos los días un buen periodo de tiempo, es llevarlo a que corra libre por algún campo al menos un par de veces por mes.

A lo que apunto es que no es necesario que llevemos a ese galgo a competir en carreras, pero al menos démosle lo que tanto le gusta hacer, correr a toda velocidad, esa es su felicidad, es su razón de existir, es para lo que fue creado. Lógicamente si le damos una buena vida ese perro va a ser feliz, pero la felicidad absoluta la obtendrá cuando pueda correr libremente, y créanme que en ese momento ustedes serán también felices por completo.

Debemos tratar de no sobre estimar las condiciones del perro ni subestimar las mismas, es decir.

Si queremos un perro de guardia y a la vez nos gustan los labradores no podemos pretender que al traer a caza nuestro labrador sea un excelente guardián. Cada raza a lo suyo, cada perro es un mundo diferente.

Las razas caninas son un canon de ciertas características comportamentales y físicas pero varían de acuerdo a las probabilidades. No todos los dogos argentinos son excelentes cazadores, no todos los pointers tienen un excelente olfato, no todos los labradores son buenos para cobrar, no todos los dobermans son buenos guardianes, no todos los ovejeros son buenos para cuidar o conducir el rebaño, etc.

Las razas caninas nos dan mayores posibilidades de encontrar lo que buscamos, pero nunca nos pueden dar la certeza al 100%. Esto cuando hablamos de aptitud y actitud de comportamiento, sin embargo podemos afirmar que: todos los pitbulls son fuertes, todos los galgos corren muy rápido, todos los dogos argentinos son potentes, todos los dobermans son ágiles y etc.

Desconectado furtivo

  • Ya es como de la Familia
  • ********
  • Mensajes: 2331
Re: Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #1 en: 24 de Marzo de 2009, 06:55 »
Hola
Pablo muy buen articulo... Gracias por coompartirlo!!!
Saludos Cordiales
Gonza Bilo...
Solo el que vive de rodillas ve gigantes a sus enemigos...

Desconectado Rafa y Giovy

  • Ya Caza Chanchos
  • ****
  • Mensajes: 463
  • BIANKA TE EXTRAÑAMOS
Re: Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #2 en: 24 de Marzo de 2009, 14:42 »
Pablo muchas gracias x compartir este texto,al cual pude comparar conosimientos vividos y recordarlo con mucho cariño y en otros caso apremder un poco mas te agradezco este humilde,pero importante contenido para mi muchas gracias Rafa
RAFA Y GIOVY LOKOS X LOS DOGOS

Desconectado ASIS

  • Ya es como de la Familia
  • ********
  • Mensajes: 1070
Re: Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #3 en: 24 de Marzo de 2009, 15:25 »
GRACIAS POR EL ESFUERZO Y......

¡¡¡¡¡ ENHORABUENA POR EL RESULTADO !!!!!    ¡¡¡ MUY BUEN TRABAJO PABLO !!!

De todas formas lo voy a leer mucho más detenidamente... je je je.

Un saludo



Desconectado newen

  • Ya Caza Pajaritos
  • **
  • Mensajes: 108
  • hermosa yaqui
    • recreonewen
Re: Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #4 en: 24 de Marzo de 2009, 17:57 »
muchas gracias,como siempre:clarísimo
un saludo
ale

Desconectado brego

  • Ya Caza Chanchos
  • ****
  • Mensajes: 423
Re: Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #5 en: 24 de Marzo de 2009, 18:34 »
Muy buen trabajo Pablo.

Desconectado analiansn

  • Ya Caza Jabalí
  • ******
  • Mensajes: 814
Re: Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #6 en: 25 de Marzo de 2009, 09:25 »
Ayyyy Pablito no vendes cd's??? Por favor es taaaannnn largooo, la verdad que lo voy a leer en partes.
ANA :-D :-D

Desconectado furtivo

  • Ya es como de la Familia
  • ********
  • Mensajes: 2331
Re: Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #7 en: 25 de Marzo de 2009, 09:48 »
Hola
Analia no seas vagabunda y copialo y pegalo en tu maquina...
Es un articulo muy interesante que vale la pena tenerlo guardado...
Un beso y no te duermas y leelo...
Saludos Cordiales
Gonza Bilo..
Solo el que vive de rodillas ve gigantes a sus enemigos...

Desconectado pablo22279

  • Ya es como de la Familia
  • ********
  • Mensajes: 3410
  • Todo un sentimiento
Re: Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #8 en: 25 de Marzo de 2009, 20:09 »
Y eso que trate de resumirlo, lo corte y lo corte y lo corte y quedo asi, no soy muy bueno plasmando ideas definitivamente. Analia hace una cosa, leelo por tema, está separado, leete un tema por dia y listo. Los cd's saldrian pero Nico no me ayuda, la culpa es de él jajajaj.

Desconectado inty juraq

  • Ya Caza Chanchos
  • ****
  • Mensajes: 516
  • la jauria unida siempre vencera
Re:Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #9 en: 11 de Diciembre de 2010, 20:16 »
la pucha pablo muy bueno te felizito y sirve un monton saludos de beto y juraq
fuerza ,valentia ,generosidad y lealtad el dogo argentino nuestro perro

Desconectado rasyave

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 28
Re:Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #10 en: 14 de Diciembre de 2010, 10:52 »
excelente articulo pablo .te felicito.es muy interesante,e instructivo.gracias.

Desconectado germanqn

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 11
Re:Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #11 en: 08 de Mayo de 2011, 09:49 »
Hola, la verdad esta muy bueno el articulo... queria hacer una consulta con respecto a que mi perra DA de 10 meses aveces hace presion con el ocico sobre el bebe (1 mes) para olerlo, que deberia hacer yo al respecto?? Lo que yo estoy haciendo es dejarlo un maximo de 2 segundos y enseguida la corro.. La perra no se molesta al escucharlo llorar no emite ningun gruñido ni tampoco emite sonido alguno solo es muy curiosa y busca para olerlo...
Espero que me puedan ayudar..
Gracias..

Desconectado pablo22279

  • Ya es como de la Familia
  • ********
  • Mensajes: 3410
  • Todo un sentimiento
Re:Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #12 en: 08 de Mayo de 2011, 18:24 »
Hola German, yo actuaría como lo estas haciendo vos, hay que ver a la conducta en su entorno, quizas haga presion para percibir mejor el olor, por lo general hacen asi.

Desconectado germanqn

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 11
Re:Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #13 en: 08 de Mayo de 2011, 19:23 »
Hola Pablo, gracias por tu consejo, seguire actuando del mismo modo y seguire atento a su comportamiento..
Gracias...

Dogo Argentino - Foro Dogo Argentino

Re:Para los nuevos: Entender al perro II
« Respuesta #13 en: 08 de Mayo de 2011, 19:23 »

 

Legal: Si bien este foro requiere una registración, el mismo es de libre acceso y es por eso que los webmasters, administradores y moderadores no nos responsabilizamos por la veracidad de la información aquí publicada. Los comentarios publicados por los usuarios de este foro son responsabilidad de los mismos y no reflejan necesariamente la opinión de los webmasters, administradores y moderadores. El Foro Internacional del Dogo Argentino. Para ponerse en contacto con la administración del foro escribanos a webmaster(arroba)dogoargento.com.ar

Instalación Cámaras Seguridad Dogo Argentino