Autor Tema: HISTORIA DE LA RAZA POR ANTONIO NORES  (Leído 3157 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Marcos

  • Ya Caza Pajaritos
  • **
  • Mensajes: 85
HISTORIA DE LA RAZA POR ANTONIO NORES
« en: 30 de Mayo de 2006, 14:36 »
Por el Dr. Antonio Nores Martínez (Creador y propulsor de esta raza)

Las peleas de perros de presa, tanto como las riñas de gallos, han constituido en Córdoba una tradición, cuyo origen ha de buscarse sin duda en la época de la Colonia. Y este espectáculo fuerte, por no decir salvaje, ensambla sus raíces en el más puro origen ibero. Sin embargo donde adquirieron importancia como deporte esta clase de espectáculos fue en Inglaterra desde el siglo XIII en adelante, donde al decir de Rowland John en su obra Ourfriend the Bulldog", se efectuaban combates a muerte, no sólo entre perros, sino también contra toros -los famosos "Bull-baiting"-, y hasta se llegó a ver bajar a la arena a hombres aguerridos que peleaban contra uno o más perros. El famoso cuadro de Goya titulado "Echan perros a los toros", que existe en el Museo del Prado de Madrid, prueba que en España, hace siglos que se practicó ese deporte viril y rudo.
En nuestra ciudad de Córdoba, aunque no se llegó a constituir entidades semi-oficializadas, como los conocidos "reñidores", donde a pesar de las leyes prohibitivas, concurrían presidentes, gobernadores, ministros y altos magistrados, había sin embargo un grupo selecto de cultores de la lucha de perros, algunos de cuyos nombres me vienen a la memoria entre otros Oscar Martínez, Don Pepe Peña, en Barón Funes, el Dr. José Ignacio Bas, el Dr. Enrique Martínez, el Dr. Enrique Otero Caballero, Dr. Narciso Nores, Don Rogelio Martínez etc. Usaban para el combate un perro obtenido por el cruzamiento del Bull-dog inglés con el Bull-Terrier, eligiendo aquellos que salían blancos puros y sin prognatismos, es decir, en los que predominaba el Bull-terrier. Estos animales unían a la fiereza y valor del Bull-dog la agilidad y la musculatura del Bull-terrier, con la ventaja de que no se asfixiaban al hacer presa por tener una mandíbula más larga y bien coincidentes las arcadas dentarias, dando por el cruzamiento ejemplares de mayor talla y peso que los de las razas originarias, llegando a pesar los ejemplares adultos más de 30 kilos.
A veces cruzaban nuevamente con el Bull-terrier y otros lo hicieron con el Boxer o con el Dogo de Burdeos, según el criterio de cada aficionado. Se llegó a obtener un perro bastante standarizado, de color blanco, ojos y nariz negros, cráneo pesado, con un hocico del largo de la cabeza, ojos hundidos y encapotados, labios tirantes; es decir, una cabeza tipo aleonada, tórax amplio y profundo, cuerpo corto y de una musculatura escultural por el esmero en la recría y entrenamiento, cola gruesa y larga que afeaba algo la armonía del conjunto, pero por su origen y selección, de excepcionales cualidades para la lucha. (figura Nº 1)
Entre los ejemplares que más nombradía adquirieron por su extraordinario valor y agilidad para el combate, recuerdo, entre otros, a Chino, Johnson y Ton, de Oscar Martínez, verdaderos gladiadores caninos que terminaron su campaña sin haber perdido una sola pelea; el Roy de los Deheza, el Caradura de don Rogelio Martínez, el Italiano de don Pepe Peña, el Taitú de los Villafañe, el Centauro del Mayor Baldasarre, de cuyo valor legendario dieron pruebas fehacientes en numerosos combates que presenciamos emocionados cuando niños y cuyo recuerdo y admiración la pátina del tiempo no ha podido borrar de nuestra memoria. El ejercicio violento, y a la vez metódico a que sometían a esos ejemplares, les daba un estado atlético excepcional y un estado físico casi perfecto para el combate.
Partiendo de esta base, me propuse, hace unos 25 años, fijar una raza que, conservando estas condiciones de valor, tenacidad y aclimatación, fueran de utilidad general para presa, guarda y destrucción de animales salvajes, es decir, un fiel compañero de nuestro hogar en la ciudad y en la campaña, así como en nuestras aficiones a la caza mayor.
Para obtener una mayor talla sin perder el valor y darle al mismo tiempo un instinto campero, hube de hacer una serie de cruzamientos valiéndome de padrillos y madres elegidos entre los de sangre pura, Bull-dog, Gran Danés, Mastín de los Pirineos, Bull-terrier y Boxer, conservando siempre como base y guía los viejos perros de combate cordobeses a los que tantas veces vi realizar proezas de coraje en la lucha, en la que eran excelentes por el atavismo de tantas generaciones de peleadores.
Seleccionando de generación en generación y haciendo varias familias de los ejemplares que, a mi juicio, reunían las condiciones somáticas y psíquicas que buscaba fijar, y eliminando toda unidad que no respondiera satisfactoriamente en una pelea de fondo, hemos llegado a fijar definitivamente, en virtud de leyes biogenéticas, una nueva raza que llamamos DOGO ARGENTINO, en homenaje a nuestra Patria y que defino como:"El más perro de todos los de presa y el de más presa entre todos los perros de todas las razas".
Esta afirmación, que parecería exagerada y propia del entusiasmo del criador, está respaldada en cientos de hechos, que no es mi intención relatar, pero que a medida que los aficionados del país conozcan la nueva raza, me irán dando la razón.

Dogo Argentino - Foro Dogo Argentino

HISTORIA DE LA RAZA POR ANTONIO NORES
« en: 30 de Mayo de 2006, 14:36 »

 

Legal: Si bien este foro requiere una registración, el mismo es de libre acceso y es por eso que los webmasters, administradores y moderadores no nos responsabilizamos por la veracidad de la información aquí publicada. Los comentarios publicados por los usuarios de este foro son responsabilidad de los mismos y no reflejan necesariamente la opinión de los webmasters, administradores y moderadores. El Foro Internacional del Dogo Argentino. Para ponerse en contacto con la administración del foro escribanos a webmaster(arroba)dogoargento.com.ar

Instalación Cámaras Seguridad Dogo Argentino