Autor Tema: textos con opiniones dogueras  (Leído 2251 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado el doguito

  • Ya Caza Jabalí
  • ******
  • Mensajes: 774
textos con opiniones dogueras
« en: 13 de Julio de 2006, 07:35 »
Textos sacados, de este enlace web http://it.msnusers.com/dogoargentino/desdeargentina.msnw
.Hay opiniones variopintas….
ARTICOLI DALL'ARGENTINA
Quizá uno de los grandes problemas de nuestra raza no sólo sea desconocimiento que existe de la misma, sino que más grave es y principalmente el mal conocimiento.
Es muy común escuchar hablar del Dogo Argentino a personas que jamás tuvieron un contacto directo con la raza y sólo lo conocen a través de fotos o comentarios.
A mi como a muchos otros propietarios de un Dogo, mil veces nos ha pasado de cruzamos con alguna persona y escuchar como esta le dice a su hijo/a "¡¡¡cuidado, no lo toques o no te acerques que es un Dogo!!!, o la lamentable frase del "perro asesino".
Uno después de unos años, se va acostumbrando a dichos comentarios y en lugar de mirar con bronca a dicha persona, hace de cuenta que no oyó nada y trata de demostrarle a la gente que eso no es cierto. Así suele suceder que muchas de las personas que afirmaban dichas falsedades, al tiempo de conocerlos o de verlos pasear por el barrio, van cambiando de opinión y diciendo que al menos el Dogo que tiene su vecino es cariñoso y de buen carácter.
La realidad de nuestra raza, es que el Dogo Argentino es un perro de carácter equilibrado, compañero y muy dócil con los niños.
La principal función para la que fue creado el Dogo Argentino, es para la caza mayor y en especial para la caza de montería. Una de las características de este tipo de caza, es que se lo hace con los perros y a cuchillo, por lo que existe una gran confianza entre el cazador y sus perros. A su vez se lo hace en jaurías, integradas generalmente por cuatro Dogos, por lo que deben tener un carácter equilibrado tanto entre sí como con el cazador.
Funcionalidad de la raza
El Dogo Argentino es indiscutiblemente la mejor raza canina para la caza mayor. Tal es así que en numerosos países donde existen razas que cumplen dicha función, igualmente se ha impuesto el Dogo Argentino como el de mayor valor y tenacidad.
Por los cambios en las costumbres de nuestro país, nuestra raza se ha ido adaptando a otro tipo de funciones, como es la guardia, la compañía y ha pasado notablemente las exigentes pruebas realizadas por la policía y las fuerzas de seguridad, como perro para dichas funciones. Como la gran mayoría de los perros, el Dogo Argentino, es territorial, por lo que defenderá su territorio de todo intruso que quiera ingresar o apoderarse del mismo. Si bien no es un perro específicamente de guardia, cumple dicha función asombrosamente.
Con la familia es un perro sumamente cariñoso, principalmente con los niños, con los cuales es sumamente paciente con los juegos bruscos.
Si bien han existido casos de ataques de Dogos a personas, estos han sido episodios lamentables y esporádicos. Realmente los casos de mordidas de Dogos Argentinos, según las estadísticas del Hospital Pasteur, han sido muy pocas en comparación con razas más populares y de las cuales se tiene un concepto como de perros de buen carácter.
Nunca podemos acusar a una raza e inclusive a un perro de ser el culpable de agresividad. Si existe un culpable es su propietario, pero principalmente su criador. Todos aquellos que estamos vinculados a la cría de alguna raza, debemos de ser consientes de que los padres no solo transmiten a sus cachorros su virtudes o defectos físicos, sino que además transmiten su carácter. Cuando uno realiza una cría debe de tener en cuenta el carácter de los padres.
Los propietarios de un perro a su vez tienen la responsabilidad en la educación del mismo y en su socialización. El dicho "no hay prenda que no se parezca a su dueño" en el caso de un perro es muy apropiada. Según como sea criado el mismo, será el carácter que tendrá de adulto Si sus dueños lo crían agresivo, ese será su carácter de adulto, si se lo cría cariñoso, otro será el resultado.
Al mismo tiempo el propietario de un perro y en particular de un Dogo Argentino debe de criar al mismo con cariño, con paciencia y con firmeza. Los dos primeros puntos son claros. El tercer punto, la firmeza, debe ser algo a tener en cuenta por todo propietario de un Dogo y de cualquier otra raza de gran tamaño. La firmeza no significa pegarle fuerte al perro cuando hace lo que no queremos. La firmeza, significa no permitirle a nuestro cachorro que haga lo que él quiera, sino que nos obedezca cuando le damos una orden y a su vez, valga la redundancia, ser firmes en dicha decisión. Si no queremos que se suba a la cama o a un sillón, no se lo debemos permitir nunca, ni de cachorro, ni de noche, ni cuando queremos mimarlo. De esta manera nuestro perro, va a saber cuales son las reglas de convivencia y quién es el que manda dentro de nuestra casa. Nunca debemos de permitirle que el sienta que es quien manda.
Siguiendo estos breves consejos, Ud. podrá ser uno de los afortunados propietarios de un Dogo Argentino y disfrutará de las alegrías que diariamente nos da esta maravillosa raza.
Bautista Zabala
------------------------------------------------
 
CULPA NO ES DEL PERRO SINO DEL AMO
Víctor Valiño, Veterinario y criador de dogos, explica las precauciones por tomar con todos los canes de caza.
La prensa tiene la obligación de mostrar la realidad, al menos por definición. Sin embargo, no siempre el hecho objetivamente demostrable es la realidad.
El perro, durante un histórico juicio realizado en Estados Unidos, fue caracterizado por un abogado como "el mejor amigo del hombre" y desde entonces esta descripción se universalizó. Quizás sea por eso que cuando un perro ataca a un ser humano la noticia, cobra una dimensión desmesurada y se entiende que sea así, porque ¿quién puede admitir ser atacado por su mejor amigo?
Estos episodios se magnifican aún más cuando la bestia atacante es un dogo argentino, a la sazón, la única raza criolla. Entonces la pregunta, que uno debe formularse es la siguiente: ¿cuál es toda la verdad?
El doctor Víctor Valiño (Tel 4743-8172), Médico Veterinario con consultorio en San Isidro, autor de varios libros sobre el dogo, criador de la raza y juez de la Federación Cinológica Argentina de perros aptos pan caza mayor, es un referente para aclarar el punto en cuestión.
"Cada vez que los diarios o la televisión reflejan dolorosos episodios que involucran a nuestro perro nacional, quienes los criamos sentimos dolor; porque en general no se informa de igual manera sobre hechos de la misma naturaleza protagonizados por otras razas", dijo Valiño.
"Con esto no quiero relativizar los ataques contra personas en los que se vieron envueltos dogos, pero estoy convencido de que se informa sobre el efecto sin averiguar las causas. En el ambiente de la cría de perros se emplea el siguiente lema: Hay un perro para cada amo. Esto quiere decir que para tener una relación armónica con cualquier cánido es necesario tener más carácter que él.
"Pero esto no es lo único que hay que tener en cuenta. Si bien los criadores orientan a los compradores, no son adivinos y mucha gente deposita en el perro todas sus fallas de carácter. En consecuencia, compran un dogo o cualquier raza de guardia para convertirla en un arma que luego no sabrán utilizar", agregó.
"Sin ir más lejos, hace uno días en Cañuelas y en Mendoza, varios perros atacaron a una nena y a una mujer. Entonces, la pregunta que es necesario hacerse es de quién es la culpa. ¿De los perros que son irracionales, o de los dueños que, aún sabiendo que son bravos, los dejan sueltos a la buena de Dios?
"Es inadmisible que no se tomen las precauciones para que esos animales no ataquen a quien no deben. En consecuencia, es necesario que el perímetro en el que ejercen su territorialidad sea invulnerable de adentro hacia fuera y viceversa".
"Por último, insisto, hay un perro para cada dueño, y lo importante en estos casos es meditar acerca de lo que se va a llevar a la casa".
M. V. Víctor Valiño
--------------------------------------------------
 
PARA RECAPACITAR
No es malo para nadie, y necesario para todos, dedicar de vez en cuando algunos minutos para hacer un balance de las acciones personales, recapacitar sobre el alcance y los efectos de las mismas.
No hace mucho tiempo, nuestra raza era una ignorada en el mundo cinófilo; un verdadero estallido de interés por ella se desató hacia fines de lo 70, provocando el exagerado éxodo de ejemplares hacia lugares insólitos del globo, desde ya, las principales potencias canófilas fueron las más interesadas y hacia donde se realizaron las mayores exportaciones, fenómeno aún hoy vigente.
Los interesados, ansiosos por ver nuestros "Perros Blancos", acudían a la Argentina, ávidos por conocerlos, empaparse de ellos y de sus anecdóticas y legendarias historias, a veces comparables con verdaderas fábulas, según las bocas que las relataban. Luego y con los Dogos adquiridos, retornaban a sus lejanos hogares, y me atrevería a imaginar que ya en el vuelo de regreso comenzaron, muchos de ellos, a dar rienda suelta a su imaginación y creer que ese ejemplar que habían adquirido era el verdadero y único exponente de la raza.
Habían escuchado tantas cosas a la vez sobre estos Perros, que se olvidaron de preguntar lo obvio y nadie se los dijo y donde radica la importancia de todas las razas: ¿Cómo debía ser un típico Dogo?
Muy pronto comenzaron a verse las consecuencias; para aquellos que les había tocado en suerte, por ejemplo, un animal de grandes dimensiones, el Dogo debía ser así y no de otra forma, la misma actitud adoptaban los que a la inversa poseían un ejemplar de construcción liviana, en fin, se creó un caos tal, que el Dogo Argentino pasó a ser, en ciertas latitudes, según las características que poseían los perros propiedad de las personas que los habían introducido o que tenían más poder de convicción.
Esta situación se ve agravada con los resultados de ciertos juzgamientos, producto tal vez de una mala información o del simple gusto personal de cada juez.
En ningún momento estuvo presente en estos casos, el análisis del estándar racial, el tema consistía en que cada uno acomodaba el estándar a su conveniencia, es decir a sus perros.
Se pueden hacer variadas críticas sobre el estándar del Dogo Argentino, no tiene porque ser una excepción, ya que casi todos los patrones raciales tienen puntos oscuros o poco detallados, y tal vez los criadores de la Argentina encontremos muchos más motivos para criticarlo, porque vivimos en un permanente contacto con los problemas del Dogo y porque somos conscientes que criar esta raza es una tarea muy dificil, pero estoy convencido que el mejor camino para un certero mejoramiento racial es llevar los perros al estándar y no el estándar a los perros; pero lo insólito es que este caos se genera a partir de consideraciones que en el estándar están muy bien explicadas y no deben ser objeto de dudas.
Que dudas pueden existir sobre la agresividad sin motivo, que muestran ciertos ejemplares, cuando la función específica del Dogo, remarcada en su patrón, es la caza mayor, donde esta condición lo descalifica automáticamente; que dudas pueden plantearse en la altura a la cruz, si el estándar, además de mencionar los fríos números no dice que nunca deben llegar al GIGANTISMO, característica que adquiere todo ejemplar que supere los 68 cm.; que dudas pueden existir sobre la falta de premolares, si su creador lo deja bien aclarado en el desarrollo de la obra del estándar, incorporándolo como una característica de la raza, constituyéndose este en uno de los pocos patrones raciales que la toman en cuenta, tal vez, porque tropezó con las mismas fallas que hoy encontramos, cuando logramos una completa dentición, como son la reducción del volumen óseo, la falta de tipicidad en las cabeza y otras y prefirió no arriesgar la tipicidad por premolares. Pero todo esto es entrar en el terreno de las suposiciones, lo real es lo que está escrito y sobre ello debemos actuar.
Hoy se premian y es más, se los hacen campeones a verdaderos gigantes que pierden toda la proporción que no sólo debe guardar un Dogo Argentino, sino todo perro de presa; a ejemplares atípicos, que ostentan claros rasgos de regresiones a otras razas, como los ojos claros, los labios colgantes o manchas de diferentes tonalidades dispersas en su pelaje, por ejemplo, características éstas bien contempladas y tomadas como gravísimos defectos, pero ignoradas por muchos.
Parecería que todo es tomado a la ligera y que es más valedero lo que a un juez le parece que debe ser a lo expresado en el estándar. Esta circunstancia, la considero una burla y una falta de respeto, no solo al creador de la raza, sino también a la Cinofilia Argentina, ya que el Dogo es su único representante. Yo me pregunto que pensarían los alemanes si algún día, alguno de estos señores aparece con la descabellada idea de penalizar a los ejemplares Boxer que muestren prognatismo, por considerarse un cierre anormal, lo cual es indiscutible, que dirían los criadores, cuando se desviven tratando de mantener tan preciada característica.
Creo, que todo criador deberá sentirse orgulloso criando ejemplares con alto grado de corrección, pero pecará por ignorante al querer imponerse cualquier costo, una virtud, que tal vez, por casualidad, logró alguna vez en sus productos; más grave y destructiva aún, será la actitud de un juez cuando consciente de sus falencias la desconocer la verdadera esencia de una raza, da sus veredictos en base a las normas generales y a su parecer.
Hoy, un grupo de criadores han tomado la iniciativa de investigar el porqué de ciertas características del Dogo Argentino, caracteres estos, típicos y exclusivos de esta raza, tal vez en corto plazo podamos despejar muchas dudas, como por ejemplo la relación entre una boca completa y la morfología de la cabeza o el porque existiendo una visión radiográfica de displasia de la cadera no se ve afectada la funcionalidad del animal.
Coincido plenamente en el pensamiento que es prioritario en un Dogo Argentino su tipicidad, la que una vez lograda jamás se debe ni resignar ni poner en riesgo.
Hablé al iniciar este artículo sobre la conveniencia en la autoreflexión sobre lo que hablamos y tal vez nos demos cuenta que alguno de nuestros comentarios, hoy se ha vuelva perjudicial para rústicos y curtidos, de pesadas cabezas con pasiva mirada, casi somnolienta, cuerpos largos musculosos, cubiertos de gruesa pelambre, que aunque blanca, se veía amarillenta y deslucida, como queriendo mimetizarse con el medio en que vivían o disimular las muchas cicatrices de heridas, que como medallas al valor y al coraje, mostraban en su piel, recuerdos de continuos combates con pumas o jabalíes, donde tal vez, dejó su vida alguno de sus compañeros.
Esos perros, verdaderos pilares y hacedores de esta hermosa raza, no tenían un número de registro, ni un prolijo certificado genealógico, ya que la raza aún no era reconocida oficialmente, pero portaban el potencial más importante, lo que hasta el cansancio, nos repitió Don Agustín Nores Martínez y que todavía, y a pesar de los años transcurridos, me parece escuchar: Una enorme herencia ancestral y gimnasia funcional, condición fundamental para ser considerado un buen Dogo Argentino.
Sin dudas, los tiempos han cambiado, hoy sólo importa un título, y parecería que sin él, un Dogo no es Dogo; hoy sólo se escuchan discusiones, hoy sólo se habla de la altura, de las manchas, de los dientes, ya nadie piensa en la funcionalidad y son muy pocos los que tratan de tener una visión de futuro en lo que a herencia se refiere. Hoy, sin duda, son más blancos y vistosos a la vista del mundo. Pero: ¿Estamos en el camino correcto?
Es una pregunta muy difícil de responder, sólo el tiempo nos podrá dar esa respuesta, pero con seguridad, si cometimos un error, al conocerla ya será un hecho consumado y muy tarde de volver atrás.
Son muchos los ejemplos de razas que se han extinguido o atrofiado por un mal manejo, tratemos de nos ser cómplices o culpables de un caso más, hagamos cada uno de nosotros, que decimos amarlo y criarlo, un balance interior de nuestros actos y asegurémonos de no estar dañándola y despreciando así la labor de sus creadores, y démosle la oportunidad a nuestras generaciones futuras de conocer ...
LOS DOGOS QUE CONOCI.
Dr. Fernando Moreno
D.M.V. Enero de 1997
(Sirva esta reflexión, para los criadores y amantes de otras razas, cualquiera sea su nombre, y que siempre recuerden las viejas palabras que dicen: Hay Amores que Matan)
Conocer al Dogo = Amar la raza
Afortunadamente, nací entre perros, en una "familia perrera" con el transcurso del tiempo tuve Collies, Ovejeros, Airedale, Dálmatas y Bull Terrier. Todos como mascotas .
Siempre vi al dogo con fascinación y temor...Vi en él el poder de todos los perros juntos, único perro Argentino y como tal...con mala fama.
Hace un par de años adquirí una Doga cachorra con la finalidad de custodia en mi negocio, hoy tengo 4, dos preñadas y la familia crece...
Nunca imaginé que fuera un perro tan completo y equilibrado, pura satisfacción.
Una autentica crueldad, su fama, mala e injusta fama.
Víctima de malos propietarios y el amarillismo de alguna prensa hoy, cuesta revertir la situación.
Siempre comparo al Dogo o cualquier perro con un niño : si este es criado con golpes, ordenes confusas y rigor, ¿qué podemos esperar de él?
Algo muy propio de personas inestables que buscan compensar su inseguridad a traves de un perro potente...en este caso, el más potente.
El dogo es un perro "duro", que necesita todo nuestro cariño y amor, sólo asi tendremos todo lo que esperamos de él y más.
Podemos decir con orgullo que tenemos el mejor perro del mundo, si! es Argentino !!.
Hoy viendo como mis amigos, los dogos, están siendo maltratados por la prensa y algunos criadores (fabricantes de perros blancos, que pretenden cambiar el standard, para justificar los "bodrios" que lograron vender a gente incauta),e decido empezar a criar.
Compra de cachorros.
Tarea ardua, si la hay, toda una vivencia, me animaría a preguntar quien no ha sido timado en su primera o segunda compra de cachorros ?
Cuanta gente con intención de criar queda en el camino, desalentada por malas experiencias?. Lamentablemente les puedo asegurar que mucha.
Aquí les acerco algunos datos que creo les pueden ser útiles a la hora de comprar un Dogo Argentino :
1) Leer algún libro de la raza. (Particularmente de los Nores Martínez) Pedir antecedentes del criador. No dejarse marear por títulos que no podemos verificar, o no sabemos de su importancia. Ver los padres del cachorro. Pedir garantía escrita sobre posibles problemas congénitos o defectos a manifestarse, puede que no estén presentes en los padres pero si en los abuelos. Nunca adquirirlo antes de los 45 días de nacido. Cuando más esperemos, mejor, el será más inmune y podremos advertir con más facilidad como va el desarrollo, el Dogo Argentino, particularmente es muy lerdo y poco armónico en su crecimiento. Verificar y obtener los papeles antes de pagar!!
2) Los padres no deben medir mas de 65 cm a la cruz, ni menos de 60. Controlar presencia de los dos testículos. Sólo pueden tener una mancha en la cara (preferiblemente, no). Controlar dentadura, que sea completa y mordida en pinza o tijera. Garrones cortos y costillas redondeadas. Cabeza con fuertes mandíbulas y proporción igual de largo cráneo - hocico. Hocico rectangular, buena caja torácica, musculatura potente. En lo posible tratar que nos acompañe un criador amigo.
Finalmente, prepárese para vivir con alguien que sin duda cambiara su vida, completándola de amor incondicional y fidelidad.
"El más perro entre los perros y el de más presa entre los de presa"
José María Moreno
----------------------------------
 
FIDELIDAD
Mi vecino se decidió un día a comprar un cachorro de Dogo Argentino. Entre varios que le gustaban eligió uno por su aspecto, desarrollo y extremada vivacidad ya imponía respeto. Lo llevó a la estancia donde vivía con su familia. Allí sería importante para alegrar la infancia de Diana, la hija menor.
Rápidamente la niña y el Dogo, al cual bautizaron Katriel, hicieron buenas migas. Ella, con sus dos años, y el perro con sus cuatro meses, no sabían de otra cosa que no fueran corridas y juegos, besos cariñosos y la retribución del can con graciosos lengüetazos que dejaban húmedas y sonrosadas las mejillas de Diana.
Cuando Katriel cumplió el año había aumentado considerablemente de talla y aparte de las jugarretas de siempre la niña lo montaba como si fuera un potrillito.
Pasó un verano luego otro y otro y Katriel dejó de ser un cachorro para transformarse en un perro adulto Un hermoso animal que en distintas circunstancias supo mostrar su índole de fuerte y astuto, bravío e inteligente, tanto cuando salía a sus andanzas campo afuera regresando puntualmente, como cuando acompañaba a su dueño para inspeccionar el ganado o, cuando, en funciones más tranquilas, hacía de celoso guardián de la casa.
Cierta vez Katriel no volvió de una de sus excursiones. Se hizo la noche y no se lo encontró por toda la estancia, lo que provocó la extrañeza de todos y muy particularmente la aflicción de Diana. Al día siguiente se ordenó una intensa búsqueda por los alrededores y aún más lejos; y, ya cerca del anochecer, cuando estaba por emprender el regreso, unos peones encontraron al perro en una hondonada, tirado, sin poder moverse. Lo llevaron casi exangüe a la casa. Tenía una fea herida en el cuello. Al moverlo para curarlo, y a pesar del cuidado con que lo hacían, Katriel se enfurecía.
Algo imprevisto sucedió en un momento dado, para peor cuando todos estaban desprevenidos. Ni su propio padre pudo preverlo. Fue la llegada de Diana, quien, embargada de emoción por la aparición de su fiel amigo, corrió ansiosa hacia él e, inocentemente, pues no le habían querido decir que el perro estaba herido, lo apretó fuertemente entre sus brazos. El dolor del Dogo fue tan agudo e insoportable que, como si hubiera sido tocado por un resorte, se irguió en toda su estatura con furor represivo...
Bien podía ser una tragedia... Pero, como por milagro, en el preciso instante en que Katriel iba a clavar sus colmillos en la tierna carita de la niña, reconoció en ella a su entrañable amiga de juegos. Instantáneamente depuso su actitud agresiva y, transformada ya su ira en cariño, lamió la carita de Diana bañada en lágrimas.
Un aullido ahogado, contenido, se oyó a continuación... Unico signo del intenso dolor que aquel inocente abrazo provocó en el Dogo herido. ¿No es éste un hermoso ejemplo de amor y fidelidad?
Médico Veterinario
Dr. Naum S. Sterin
- - - - - - - - - - -- - - - - - - - - - - - - - - - -
UNIDOS POR UNA MISMA PASIÓN
Cuando comenzamos a navegar por Internet, a fines de 1996, como todo fanático del Dogo Argentino, la primer palabra que pusimos en el buscador fue "dogo" y encontramos que había en la red casi cien páginas dedicadas a nuestra raza, pero ninguna era de su país de origen... Entonces nos propusimos crear un sitio de información sobre la raza en castellano y en inglés, pero que sea Argentino. Empezamos a recolectar información de libros y revistas y el 22/07/97 lo publicamos en un lugar gratuito y lo dimos de alta en todos los buscadores que conocíamos. La respuesta fue espectacular, empezamos a recibir e-mails de todas partes del país y del mundo de propietarios y criadores de la raza, que confirmaron algo que ya veníamos presintiendo... el que convive con un Dogo Argentino, se convierte automáticamente en su fanático; sea argentino, español, holandés, brasileño o americano, todos coincidimos en que es la mejor raza del mundo.
Luego de ese primer paso, se nos ocurrió crear una lista de distribución de e-mails, para que se conocieran toda esa gente que pedía intercambiar ideas o consultar dudas. Y realmente superó todas nuestras expectativas. Se convirtió en un foro de discusión donde se tocan todos los temas importantes de la raza: el injustificado cambio del standard, la discutida altura máxima, las denuncias de criadores inescrupulosos; todo en un clima de amistad en la mayoría de los casos, donde compartimos la alegría del nacimiento de una nueva lechigada y sufrimos el dolor por la irreparable pérdida de alguno de nuestros amigos blancos.
Creo que, sin querer, hemos logrado que ese foro de discusión se convierta en un lugar donde ser escuchados, pues muchas veces los lugares donde se tienen que hacerse los reclamos hacen oídos sordos y siguen con su política de no hacer nada. Además es un lugar de consulta, donde los nuevos propietarios aprenden a manejar el carácter de su perro, evacuan sus dudas sobre alimentación, corte de orejas, enfermedades, etc.
En el mismo participan simples propietarios, grandes criadores, veterinarios y simples admiradores de la raza, que en algún momento han tenido o piensan tener a un Dogo Argentino como integrante de su familia. Y provienen de todas partes del mundo: Argentina, Italia, España, México, Puerto Rico, Holanda, Alemania, Israel, Finlandia, Portugal, Brasil, Chile, Uruguay, Estados Unidos, Canadá, etc.
De esta manera, el foro nos permitió hacer amigos con nuestra misma pasión y crear nuevas amistades a través del mundo, que de otra manera jamás hubiéramos conocido.
Si quiere participar de este maravilloso grupo, visite la página   HIPERVÍNCULO http://dogoargen.cjb.net   http://dogoargen.cjb.net  e inscríbase en nuestra sección Lista de Correo.
Flavia Giammaria y Carlos A. Oliveri
DE RAZA DEL CLUB DEL DOGO ARGENTINO
CRIANDO DOGOS ARGENTINOS
Siempre he sostenido la idea de criar, cualquiera sea la especie o raza, es un arte, pues el criador a partir de su ciencia de sus ideas y de su imaginación, en este caso hablando de perros, trata de lograr a partir de la reproducción, un producto que, encuadrándose en los requerimientos raciales o sea su standard, posea armonía y balance en las líneas de su conjunto que lo hagan agradable a nuestros sentidos, es decir: sea bello.
Y sin dudas, el mejoramiento de las razas ha sido el resultado de este arte.
La idea común de gran parte de los que se apasionan por la crianza de perros, es creer que es una tarea fácil, que sólo consiste en juntar un macho y una hembra y asunto terminado. Otro mínimo porcentaje de ellos, se esmera por acrecentar día a día sus conocimientos, pues son conscientes que no es así.
Esta minoría representa a los respetuosos de los cánones básicos de la genética y toman muy en cuenta los ejemplos de las experiencias por otros ya vividas.
Hoy quiero referirme a un peligro latente que amenaza a la raza Dogo Argentino debido a una falta de criterio en el manejo genético de la crianza.
La explosión mundial por el interés en esta raza, ha tentado a un cierto número de oportunistas, que tal vez, por un lado llevados por la idea de incrementar sus patrimonios, han iniciado una crianza, pero tomando un camino a mi entender equivocado, que dará corno resultado un deterioro paulatino en los caracteres esenciales y que marcan la diferencia del Dogo con otras razas de su tipo.
Sin dudas las consecuencias de esto ya las estamos viviendo, y los que abrazamos por convicción, la difícil tarea de criarla encontramos escollos de complicada solución.
Pero ¿Cuál es la falla?
Es lógico que ésta radica en el proceder del ser humano, porque es él y nadie más que él quien maneja a los perros. Pero no soy idóneo para poder opinar sobre el pensamiento y proceder de ciertas personas que se creen más por tener a su lado un perro poderoso o se creen más argentinos por tener un Dogo, cayendo en un vulgar "patrioterismo".
Si puedo hablar sobre los efectos que este mal manejo está provocando.
Haciendo un exhaustivo análisis de los orígenes de esta raza, nos encontramos que muchos caracteres que son valorados como virtudes en las razas formadoras del Dogo Argentino, son despreciables para este, es decir se consideran defectos.
A muchos de estos caracteres los mal llamamos recesivos, pero qué significa esta palabra y qué implicancias posee la crianza.
Explayarse en una completa descripción genética, es muy complicado y sería muy tedioso para los lectores que con seguridad, se aburrirán y poco sacarían en limpio, pero se hace necesario para poder valorar estos defectos que conozcan al menos, y en forma rudimentaria, el latente peligro de lo que valorar estos efectos que conozcan al menos, y en forma rudimentaria, el latente peligro de lo que llamamos alelos recesivos.
Para poder hablar de ellos, debemos conocer el significado de algunas terminologías muy específicas, ya que el mal uso de esas expresiones lleva a desagradables errores.
Los organismos están constituidos por genes, el conjunto de estos es lo que marca el genotipo de cada individuo.
En cambio se denomina fenotipo a cualquier característica detectable o distintiva de, en este caso, un perro. Estas características pueden ser visibles como el color o la textura del pelo o comprobable por medio de pruebas, como por ejemplo los grupos sanguíneos, el ritmo cardíaco, etc.
Pero cada gen está constituido por pares de alelos, que son los que marcan las diferentes características del individuo. Estos alelos gráficamente se simbolizan con letras, por lo general con la inicial de la característica del alelo.
Estos alelos, pueden ser de factor dominantes o de factor recesivos.
Tomemos como ejemplo que el color blanco puro del pelaje, sea un factor dominante sobre el blanco impuro. Vale aclarar que el color blanco es considerado recesivo ante otros colores y así lo demuestra en el Dogo Argentino. En este caso ejemplificador los graficamos con la letra "C", inicial de la palabra color.
Puede suceder que fenotípicamente el animal sea blanco puro y que los alelos que forman el gen que determina el color también lo sean. Es decir que el fenotipo coincide con el genotipo. En ese caso gráficamente lo demostramos con dos letras "C", es decir "CC", en letras mayúsculas, porque el blanco puro es el factor dominante respecto al blanco impuro; y ¿por que dos?, porque cada gen está formado por pares de alelos, uno aportado por el macho y otro por la hembra. A este estado lo llamarnos HOMOCIGOSIS, y al ser los alelos que la componen ambos dominantes, estamos ante una HOMOCIGOCIS DOMINANTE.
Es decir que la unión de gametos que partan de alelos idénticos siempre dará como resultado un genotipo homocigota.
Puede suceder que fenotipo y genotipo no coincidan, que el fenotipo sea de pelaje blanco puro y que dentro de su genotipo, existiendo un alelo de carácter blanco puro, esté acompañado por otro de color blanco impuro. En ese caso lo marcaremos gráficamente como "Cc" (la "C" mayúscula corresponde al factor que dominante en el fenotipo y la "c" minúscula al recesivo que se halla escondido dentro de su genotipo).
En este caso estamos en presencia de una HEITEROCIGOSIS, porque la unión de gametos que porten alelos diferentes da lugar a un genotipo HETEROCIGOTA.
También puede suceder, que el fenotipo del individuo sea blanco impuro, en estos casos también coincidirá fenotipo y genotipo, porque al ser blanco impuro fenotípicamente sabemos que el alelo blanco puro, que es el dominante, no existe, ya que de existir, no veríamos el blanco impuro, pues habíamos dicho anteriormente que el color blanco puro "C", era dominante sobre el impuro.
Aquí también nos encontrarnos con otro caso de HOMOCIGOSIS, pero ahora de tipo recesiva, ya que los alelos que la componen son recesivos y la graficamos como "cc".
Al cruzar dos ejemplares, que hemos elegido previamente, nosotros podemos apreciar que son de carácter blanco puro, es decir que con seguridad sabemos que existe en ambos individuos el alelo "C", que es el dominante; pero no podemos asegurar que ambos alelos que componen el gen del color en cada uno de ellos sean de este factor es decir "CC", porque esto lo tenemos oculto en el genotipo y éste puede estar compuesto de por el alelo "C", que nos da el blanco puro y por un alelo "c", que si pudiéramos verlo, nos estaría diciendo que en la estructura existe el latente carácter de blanco impuro.
De ser así, estaríamos ante lo que llamamos un heterocigoto.
¿Qué sucedería si cruzamos 2 ejemplares heterocigotos respecto al color?
Gráficamente representaríamos la estructura del gen de cada uno de estos animales como "Cc", y sabemos que cada uno de ellos aportará al nuevo gen que se formará, sólo uno de sus alelos, por lo que las posibilidades en los nuevos productos serán:
Macho "Cc" + Hembra "Cc" =
1 "CC" es decir homocigota dominante.
2 "Cc" es decir heterocigotas, iguales a los de sus progenitores.
1 "cc" aparece aquí, la demostración que en el genotipo de ambos reproductores estaba presente el alelo "c", el recesivo de blanco impuro que ha formado el homocigota recesivo. En este caso coincide fenotipo y genotipo, pues el individuo será blanco impuro al igual que su genotipo.
A pesar que en la gráfica pareciera muy simple, en la práctica no lo es; esta representación se toma de esta manera a modo de comprender como se conjugan los alelos. Porque los alelos, por otros factores, no son en su mayoría 100% dominantes o 100% recesivos, estos factores, se rigen por características sumatorias, donde intervienen una serie de interacciones que serían muy extensas de explicarlas en esta nota.
Lo importante para los criadores es saber que existen factores, a los que llamamos recesivos, y de los que por lo general se habla de ellos como indeseables, no es tan así, porque, y tomando un claro ejemplo de la práctica cinéfila, el prognatismo de los Boxer, es un factor recesivo, pero es una virtud en esta raza.
De los factores indeseables, sean recesivos o dominantes, es de los que hay que tratar de alejarse. Cuando el factor es dominante, la práctica se hace más fácil, el peligro radica en los caracteres indeseables de factor recesivo, ya que existe el permanente peligro que aparezcan cuando se conjugan en un homocigota recesivo como en el ejemplo presentado.
Al estar tan cerca de la raza Dogo Argentino, sufro cuando escucho los conceptos de algunos criadores que hablan de cruzar sus hembras con ejemplares portadores en su fenotipo de defectos de este tipo, porque les encuentran alguna característica que los atrae, como puede ser una importante cabeza por ejemplo, y restan importancia a los verdaderos caracteres que marcan la identidad de la raza.
A su vez los escucho hablar de tipicidad, y son ellos los primeros en atentar contra ella. No se dan cuenta de que con este tipo de procederes, perpetuarán un defecto que puede hallarse escondido por mucho tiempo, pero latente generación tras generación.
El manejo de los factores dominantes o recesivos no está en la mano de los criadores, por lo tanto, el respeto hacia los graves defectos que se hacen visibles en el fenotipo es prioritario si se tienen aspiraciones en la crianza. Sepan aquellos que dicen: "...no importa que tenga tal o cual defecto, yo voy a criar igual, total mis perros no lo tienen", que a partir que concreten ese cruzamiento comenzarán a tenerlo y ya es muy tarde.
Criar Dogos Argentinos no es una tarea fácil, son muchas las características a tener en cuenta cuando llega el momento de la selección, por eso esta selección debe comenzar en el momento de elegir el reproductor. A los que aman esta raza, les pido que traten de no poner marcha atrás en el trabajo que muchos han realizado, la meta de un criador, para poder titularse con este nombre, es tratar de mejorar día a día la raza que ha elegido durante tantos, de otra forma simplemente será un fabricante de perros.
M.V. Dr. Fernando Eduardo Moreno
Poema
Cuando nace un dogo Argentino
tan tierno, tan dulce, tan frágil como blanco,
nace también un sin fin de esperanzas,
y un puñado de sueños, coronado de ilusiones
hacen que tu amo piense, en el ande del sur
y en laderas frías, nieve, viento, hielo...
su sueño se queda allá en el legarto
rodeado de Dogos... siguiendo el gran rastro.
Cuando nace un Dogo Argentino, cada vez...
se estía esta raza que agoniza y se extingue,
esta raza de bravos y valientes...
que no mide tamaño, ni más distancia...
incansables compañeros allá en la veranada
amigo inseparable en cada cacería,
el compañero gestor de que fluya libre nuestra adrenalina
es quien siempre atento al viento que viene
ventea y señala, la presa está cerca...
y hacia allí se lanza...
con su hocico en alto, firme la mirada
encara al rival, decisión innata,
matar ... o morir ... !
Consigna heredada de aquellos ancestros, que en duras batallas
mostraron al mundo la raza anhelada,
viejos cazadores quisieron un Dogo Argentino
y así su coraje, traspasó fronteras...
y marcó un hito en las cacerías
relegando razas antes endiosadas.
Pero... esta raza,
de seis años entre bravos
y campeón de campeones...
lleva a cuestas injurias
que los desaprensivos dejaron que llevara,
pero el que sabe de Dogos Argentinos dice...
Es tan solo un perro, que en cada jornada,
me lame mi mano, me lame mi barba...
y gime queriendo ganársele al campo
encontrar un rastro y cubrir distancias
y que el viento diga ... ¿Dónde está la cama?
¿Dónde está ese sable filo cual navaja, para el prenderse...
y es presa cobrada...
y este perro sabe...que será el epicentro
de las largas charlas...
Moverá su cola ... dócil y alegre
sin mostrar jamás su bravura innata.
Nota: fragmento del poema "El Dogo Argentino es tan solo un perro"
Autor y compositor: Juan Anselmo Gette
------------------------------------------------------
 
ENTREVISTA
Dr. VICTOR VALIÑO
Médico Veterinario
Especialista en pequeños animales
¿Desde cuándo cría Dogos?
Desde el año 1965 crío Dogos Argentinos, ya hace 34 años que me dedico a la raza, aparte de mi especialidad profesional, atención de pequeños animales.
¿Dónde te radicas?
Vivo en San Isidro, Buenos Aires.
¿Cómo fue tu formación como criador?
Yo tuve la suerte de conoce a uno de los creadores de la raza Dogo Argentino, el Dr. Agustín Notes Martínez -fallecido en 1978 -, que fue quién terminó de llevar a cabo la formación de la raza, empezada por los años 20 por su hermano Antonio Nores Martínez -fallecido en 1950. En el año 1965 la Federación Cinológica Argentina aprobó su Standard y en 1973 tiene el reconocimiento internacional al ser reconocida por la Federación Cinológica Internacional.
¿Cuántos años tiene la raza?
En realidad ya se conocían Dogos desde los años 30, se fueron agregando sangres para conseguir el perro moderno que hoy conocemos, en el año 73 ya se tenían fijados los padrones, uno de los grandes reproductores padres de la raza, fue "Tilcara" que fijó el tipo de perro, transmitiéndoselo a su descendencia.
¿Cuál es la situación actual de la raza?
Después del éxito en lograr la formación de la raza, llegamos al momento actual, donde vemos que hay una falta de grandes reproductores, para que transmitan lo que es la raza Dogo Argentino.
¿Qué es lo que más te preocupa como criador?
Mi preocupación es la que ya tenía el Dr. Nores Martínez, la sordera, enfermedad hereditaria del Dogo Argentino.
¿Cómo es el problema de la sordera?
Aparece en los perros, es heredable, es un problema siempre latente, puede ser total o parcial y provoca un problema para el normal desenvolvimiento del perro para la función, que fue creado como para la correcta socialización que debe de tener, el perro para convivir con nosotros.
¿Cuál es la solución al problema?
Ser rigurosos y no utilizar perros para la Reproducción, ser conscientes que es la forma de evitar problemas en las descendencias que obtengamos. Seleccionar solo animales aptos para de esa manera ir eliminando la sordera en los cachorros, como se realiza en otras razas con problemas similares, por ejemplo la displasia de cadera en los Pastores Alemanes.
¿Cuál ha sido tu actividad como Juez últimamente?
Estuve en España en una Monográfica de la Raza, con un muy buen número de ejemplares, en Valencia, donde se usa mucho al Dogo en Caza Mayor, del Jabalí por ejemplo.
¿Grupo de Caza o 2 para el Dogo Argentino?
Es un perro por su función de caza mayor pero la clasificación actual lo ubica en el Grupo de Molosos, a la que morfológicamente pertenece.
CUIDADO CON LOS DOGOS
Cuando Miguel García me ofreció la posibilidad de escribir algo sobre los dogos, pensé:... ¿Qué puedo escribir yo, sobre esta raza tan maravillosa para mí y para muchos, y tan odiada y castigada para otros tantos?
Será porque es la única Raza Nacional?; ¿Será porque con la mentalidad que tenemos los argentinos, tenemos que darle palo a todo lo que es nuestro y siempre es mejor lo de afuera?
Les han hecho la mala fama de "asesinos", "come chicos" y otras tantas barbaridades; ¿Pero y qué pasa cuando los perros que ocasionan terribles accidentes, no son dogos?; ¿Por qué no sale ni en los diarios, ni en las noticias de la televisión?; ¿Por qué?, ¿Por qué no es noticia?
Estadísticamente de 100% de las mordeduras a seres humanos causadas por perros, el 80% son de mestizos y en mayoría es a sus dueños o integrantes del grupo familiar.
El 20% son perros de raza; y un 15% es cumpliendo la función de guardia a personas ajenas a su entorno y solamente en un 5% es a sus dueños o integrantes del grupo familiar y así todo habría que evaluar el motivo, ya sea crianza, atención y afecto que se les ha brindado para que sean agresivos. Porque estoy cada vez más convencida por mis propias experiencias que mientras más amor y cuidado les doy a mis dogos más dóciles y cariños son. Pero eso no quita que un perro de guardia va a ser siempre un perro de guardia y vi cumplir a la perfección el rol protector del hogar, cuidando, protegiendo con su vida, de ser necesario, lo que les pertenece porque es su naturaleza, son tan territoriales que no necesitan ser adiestrados, y son tan dulces y cariñosos que si no fuera por su tamaño podrían pasar por perritos falderos.
... Que son asesinos ... Qué barbaridad, asesino es el hombre, a ellos al igual que a un niño, depende cómo lo eduquemos.
Pero en qué cabeza cabe, yo, teniendo dos hijos, Damián de 11 años y Antonella de 11 meses pondría en riesgo sus vidas criando perros asesinos. Ellos le sacan la comida de la boca, y los perros jamás han tenido una reacción dudosa al respecto, dado a que han sido criados con tanto amor y ocupan el mismo lugar que otro integrante de la familia.
Por eso pienso que esta noble raza merece la oportunidad de ser reivindicada ya que goza de muy mala prensa. Y cómo empezamos?...
Cuando mi madre tomó la decisión de comprar la casaquinta, teníamos una hembra Ovejero Alemán, "Zeta" que era un muy lindo ejemplar pero por su temperamento, no servía para guardia.
Fue entonces que con Ariel, mi marido, salimos a comprar un perro más, obviamente otro Ovejero. Fuimos a varios criaderos, pero no nos convencía la calidad. De regreso, Ariel me comenta: desde chico quise siempre un Dogo; no me convencía mucho la idea ya que yo misma repetía lo que el resto de la gente por ignorancia; "no son malos", pero bueno, no obstante y pese a no estar muy convencida adquirimos nuestro primer ejemplar, una magnífica hembra de 4 meses que nos enseñó con su cariño cuánto de mito había en los dichos de la gente.
Al poco tiempo estabamos tan fascinados que compramos otra hembra, de a poco nos empezamos a meter más y más en la raza, informándonos con material bibliográfico, revistas caninas, conociendo gente de la raza, asistiendo a exposiciones y para cuando nos dimos cuenta la mayoría de nuestros temas eran referentes a la raza, y nos dijimos ... ¿Por que no criar,
ocupamos nosotros también de difundir esta joven y maravillosa raza? Ser unos más de los que peleamos para que el Dogo Argentino, nuestra raza ocupe un lugar tan importante en la Cinofilia, como realmente se merece.
Y aquí estamos, nosotros tratando de hacer lo mejor por ellos, a través de la crianza y el amor, y ellos lo mejor por nosotros; ¡¡EXISTIR!!
Griselda Morán
Criadero Alicurá
Dogos Argentinos
--------------------------------------------------
 
 
EL DOGO ARGENTINO
¿UN PROFETA EN TIERRA AJENA?
El Dogo Argentino, siendo la única raza originada en nuestro país, es hoy día una raza de la cual existe poco conocimiento por el público en general.
Si bien en los últimos años ha existido un crecimiento importante de nacimientos de ejemplares de la raza, de inscripciones de criaderos y de dogos exhibidos en las exposiciones, aún estamos muy lejos de un real conocimiento de las virtudes de la raza por la generalidad de la población.
Tal vez uno de los límites en el crecimiento y divulgación que ha tenido nuestra raza, es lo que nos enseñó Jesús: Nadie es profeta en su tierra.
Nuestra raza es realmente admirada y buscada por muchísimas personas de los distintos lugares del mundo y es ignorada por muchos argentinos. Tal vez es uno más de nuestros defectos que sólo se corrige al estar lejos de nuestra tierra. Por dar algunos ejemplos, el tango es respetado y admirado por los extranjeros e ignorado por gran parte de nuestra población, lo mismo pasa con la geografía de nuestro país, la cual es mas admirada por los extranjeros e ignorada por nosotros. Muchos ejemplos más podríamos agregar y entre ellos se encuentra nuestra raza, admirada por la cinofilia mundial y olvidada por los argentinos.
Hoy en día, por la globalización que se ha producido en la cultura y en las relaciones y sobre todo por la conexión a través de Internet, es posible encontrar seguidores de la raza en los distintos lugares del planeta. Tal es así, que ya existen Clubes del Dogo Argentino en países como España, Italia, Francia, Canadá, EEUU, etc. y criadores de dicha raza en países como Israel, Rusia, Yugoslavia, México, Colombia, Perú, Brasil, Uruguay, Portugal, Alemania, Dinamarca, Bélgica, etc. por nombrar algunos.
En dichos países no sólo existen criadores o propietarios de Dogos Argentinos, sino que existen verdaderos fanáticos de la raza, que día a día reclaman información sobre la misma, la divulgan, e inclusive escriben libros y artículos sobre la misma. Es nuestro deber como criadores y admiradores de la raza, divulgar la misma, para que el Dogo Argentino sea reconocido no sólo a nivel internacional, sino para que pase a ser un profeta en su tierra.
Por dicha razón quiero expresar mi agradecimiento al señor Miguel García, por la divulgación de nuestra raza en esta prestigiosa revista.
Bautista Zabala
------------------------------------------
Caza de Jabalíes
Sr. Director:
Por pedido de varios criadores les quiero comentar que varios lustros de mi vida los dediqué a la práctica como deporte de la caza mayor, jabalí y puma con perro y cuchillo.
Cuando comencé no tenía una jauría apropiada. Dos inviernos me los pasé corriendo jabalíes y solo casé un puma con arma, me desprendí de los mismos y comencé la cría del dogo argentino.
Con ejemplares que a mi entender cubrían mis necesidades los cuales me fueron entregados en custodia o a préstamo, dejé de correr jabalíes y comencé a agarrarlos.
Mis amigos y yo coincidimos que las técnicas eran correctas, la zona estaba poblada de una exquisita fauna con excelentes ejemplares de jabalíes, muchos de ellos ya acostumbrados al combate y por ende acostumbrados también a matar perros.
En la década del '60, conocí un lugar llamado "Nido de cóndores" en Esquel y allí adquirí vientres para así poder tener lo que se desea y es ideal para todo cazador, criar sus propios perros para así conseguir que la jauría sea la prolongación de nuestra mano, kilos de yerba en 1as jornadas, con mi oído atento y las neuronas despiertas escuchando los apasionados comentarios de don Agustín, así conocí aquellos perros cazadores que quedaron en mi retina y por lo cual siempre busqué que mi jauría no se diferencie de la que don Agustín armaba.
Cuando la bestia diezmaba una jauría y la noticia llegaba a sus oídos ya se aprontaba hasta que llegaba la buena nueva, la misma fue rastreada. Hacia allí se partía y de acuerdo al tamaño era la jauría, muy pronto se lo sentía gritar y por grande que fuera sus colmillos y afiladores quedaban en una madera y su carne cerca de la hoguera en un asador.
Un día don Agustín se nos fue por distintas circunstancias, Ichiro no continuó, y nosotros tan solo nos dedicamos a no dejar que lo nuestro siga ese triste fin con los conocimientos adquiridos y aprendiendo sobre la marcha y muchas veces sorprendiéndonos de las hazañas, hechos y actitudes del Dogo Argentino en cacería.
Se debe ser cuidadoso y respetuoso de mantener en equilibrio y armonía. Cada ejemplar se debe desde muy pequeño encariñarlo con la gimnasia funcional.
Cuando ve a un Dogo sumamente manso que levanta su hocico y se lleva a toda la jauría, llega primero y se prende del hocico del jabalí, se lo debe vigilar en todos y cada uno de sus actos. Si se destaca de los demás perros, no se debe dudar ese ejemplar nunca más sale de cacería y pasa a ser reproductor. Lo mismo se hace con las perras.
Así nunca escuchará en el monte ladrar un perro y sí gritar un chancho. Si Ud. es asiduo cazador debe criar de a dos cachorros como mínimo, hermanos en lo posible. Para ingresarlos cada año a la jauría. Para relevar a los que deben abandonarlas por sus años, los años de vida útil nunca deben sobrepasar lo 8 años.
Al ingresar los mismos al año y medio como mínimo estos empiezan a descubrir ese nuevo mundo, siempre sudarán juntos y así se van haciendo a la jauría, su ímpetu, su vehemencia no los traicionará, porque su juventud los hace más rápidos, no saben aún guardar energías para el combate y por ende suelen ser los que mueren, por eso se deben criar en yunta como mínimo, así nunca llegarán primeros y solos. Son escasos segundos, pero lo suficiente para el jabalí. Sentado, en franca posición de defensa y ataque, los hiera de muerte y esos escasos segundos que los separa de los veteranos son fatales para los que debutan en su primera temporada de cacería.
Como la jauría es la prolongación de nuestra mano, cada perro debe estar disciplinado, con sabiduría y paciencia, jamás se lo debe reprimir con actitudes primates (golpes o patadas) su obediencia debe ser porque nosotros somos como el alfa de la jauría y en todo momento somos su protección y a la hora de la verdad hasta un perro más prendidos al jabalí.
En el Martín Fierro dice "No hay prenda que no se parezca al amo" por lo tanto, si el amo es jodido cada perro será como él y hay así distintas actitudes en cada jauría, pero no en cada perro de cada jauría.
No es fácil, una buena jauría de caza lleva años formarlas, a mi me llevo diez años hacer el padre y la madre. El perro que yo quería tener y debía ser igual a un perro que estaba puesto en mi retina y que siempre se destacó en la jauría de caza de don Agustín.
Juan Anselmo Gette
Viva el Dogo de Cordoba

Dogo Argentino - Foro Dogo Argentino

textos con opiniones dogueras
« en: 13 de Julio de 2006, 07:35 »

 

Legal: Si bien este foro requiere una registración, el mismo es de libre acceso y es por eso que los webmasters, administradores y moderadores no nos responsabilizamos por la veracidad de la información aquí publicada. Los comentarios publicados por los usuarios de este foro son responsabilidad de los mismos y no reflejan necesariamente la opinión de los webmasters, administradores y moderadores. El Foro Internacional del Dogo Argentino. Para ponerse en contacto con la administración del foro escribanos a webmaster(arroba)dogoargento.com.ar

Instalación Cámaras Seguridad Dogo Argentino